sábado, 22 de enero de 2011

CARMEN (Georges Bizet)


¿Qué os parecería encontrar en el escenario a una Carmen vestida con un mono de mecánico? Pues lo han visto mis ojitos que se han de comer la tierra. Pero no diré donde, se dice el pecado pero no el pecador. Y es que todo es culpa de algunos escenógrafos que quieren ser modernos o, al menos, aparentarlo. Según mi opinión, esta bien innovar pero sin pasarse. ¿Quién puede creerse a una cigarrera libertaria del siglo XIX con esa facha? Este es un problema con muchas opiniones encontradas.

Hay quien lleva mejor la cosa e incluso le gusta, mientras que otros no pueden soportarlo. Hoy por hoy, se sigue respetando como intocable la música y el canto, no tanto el argumento que, a veces, se mixtifica. Día llegará, no tardando mucho, en que no se respete lo que escribió el compositor y eso ya sería gravísimo. Mientras tanto, disfrutemos de lo que tenemos aunque sea en versiones que no nos satisfagan.

ARGUMENTO
Don José es sargento de un regimiento de Dragones. Carmen es una cigarrera nacida para el amor… variado. Todos la cortejan. Y ella, que se ve despreciada por don José, se enamora de éste. A consecuencia de una reyerta, es detenida y puesta bajo la custodia de don José, al que seduce, consiguiendo que le deje escapar. El sargento es castigado por la fuga.

De acuerdo Carmen con unos contrabandistas, excita a don José a la rebeldía. Ésta surge casi espontáneamente, porque la fatalidad pone al sargento espada en mano frente a un teniente requebrador. Y apenas ha logrado aún la coqueta enamorar al sargento, cuando ya se insinúa su interés por Escamillo, el torero de moda.

Don José se ha ido con Carmen y los contrabandistas. Esta allá en la sierra, a la vista de la frontera. Desde allí ve su pueblo, donde vive su madre. Pero su sobresaltado corazón -que ya se resiente de la frialdad de Carmen- no le deja sosiego para pensar en nadie más que en esta mujer y en los posibles rivales.

Para acabar de ponerlo en ascuas se presenta en la serranía Escamillo. Hay un desafío interrumpido por Carmen. Arde en celos don José. Con todo, cuando Micaela le trae la noticia de que su madre está agonizando, se marcha, rabioso y amenazador.

Ya está Escamillo en el favor. Hay una gran corrida de toros. En los luminosos alrededores de la plaza de la Maestranza, a la misma orilla del Guadalquivir, aparecen Escamillo -que torea aquella tarde- y Carmen. Una amiga dice a ésta que entre el público está don José. Pero -¡eterno efecto vital del amor!- Carmen, como está enamorada no tiene miedo. Es ella la que habla, y dice a don José que se vaya y la olvide porque quiere a otro.

El amante dolorido, exhorta, ruega, se queja, amenaza… Todo inútil… Y Carmen no tiembla ante la muerte que asoma. Para colmar la desesperación de don José, en un movimiento suicida, tira al suelo el anillo que éste le había regalado, y el sargento apuñala a Carmen. Se oye el tumulto que en la plaza produce una buena estocada. Y Carmen cae en el momento en que llega a buscarla el triunfador Escamillo.

NOTA: Copiado de ESTA dirección por gentileza de WEBLAOPERA

De cualquier modo, es más aconsejable para seguir la obra mientras se escucha, utilizar el libreto que se encuentra AQUÍ y viene en bilingüe, con lo que podemos seguir el texto en francés y enterarnos en español de lo que dicen, siempre, claro está, que no se conozca el idioma.

LA OPERA
Carmen es una de las seis óperas más representadas en todo el mundo, especialmente en Francia, siendo las otras cinco la trilogía popular de Verdi (Rigoletto, Trovatore y Traviata) además de La Boheme
y Madama Butterfly. Y sin embargo en su estreno, que se realizó el 3 de marzo de 1875 en la Ópera Cómica de París, constituyó un fracaso, dando un disgusto a su autor pues la obra estaba pensada muy detenidamente para buscar el beneplácito del público.

El libreto realizado por Henri Meilhac y Ludovic Halévy, tiene su merito pues ambos autores se dedicaban más a la opereta: una prueba de ello es el tratamiento casi bufo que dan a los contrabandistas y al torero. El argumento no es original sino que, como tantas veces en la ópera, se basa en una obra literaria del mismo nombre cuyo autor es el novelista y viajero Prospero Merimé.

De su novela, los libretistas la dejan reducida a lo esencial, cambiando el estado de la protagonista que pasa de estar casada con un picador apodado “El tuerto”, a soltera y sin compromiso y creando dos nuevos personajes (Micaela y Escamillo) que van muy bien para el desarrollo dramático. Se da la especial circunstancia de que Don José y Carmen, han nacido y vivido en Elizondo y Echalar y por eso hablan vasco en algunos pasajes de la novela.

Para que el compositor pudiera estrenar su obra, la tuvo que convertir en ópera cómica porque en la Gran Ópera no se la admitieron. Por eso originalmente tiene momentos hablados al estilo de un “singspiel” alemán o mismamente a la zarzuela, aunque ésta última posee muchísimas más partes sin música. Después de su muerte, su amigo Ernest Guiraud convirtió en recitativos estos diálogos y generalmente es así como se representa. Sin embargo parece que últimamente se tiende a recuperar la obra original que complementa mucho mejor a la acción.

Curiosamente casi toda la música, de indudable colorido español, es creación del compositor que nunca estuvo en España. Cuentan que un día le preguntaron si le gustaría un viaje a España para encontrar inspiración, a lo que respondió Bizet: “Eso sólo me distraería”.

Dentro de la obra si hay una parte auténticamente española: se trata de la habanera compuesta por el alavés Sebastián Iradier. Y es que cansado de que a la prima donna no le gustaran las versiones que estaba efectuando para su salida a escena, tiró de un cuaderno de canciones españolas y reelaboró una habanera llamada “El arreglito” que se convirtió de inmediato en la archipopular “Habanera de Carmen”.

LOS PERSONAJES
El rol de Carmen corresponde por carácter a una mezzosoprano aunque, a veces, ha sido cantada por sopranos por su prestigio y su tesitura relativamente compatible. Exige personalidad, capacidad para el baile y voz robusta.

No puede decirse que Carmen sea una mujer fatal al estilo de Salomé o de Lulú. Son los hombres los que vienen detrás de ella y no al revés. Cuando encuentra un amor como el de Don José, que quiere poseerla tanto en cuerpo como en alma, decide terminar con esa relación pues su esencia es de no comprometerse, de vivir libre sin ataduras, sin conocer ni pasado ni futuro y mirando siempre el presente.

El amor no llega a formar parte de su vida; solo se trata de un antojo transitorio pues su esencia es precisamente el cambio al que Don José teme por encima de todas las cosas. Para Carmen no existe la elección: ella lo quiere tener todo. Para ella no hay diferencia entre un hombre y otro: cualquiera puede tener su oportunidad, sólo hay que esperar. Mientras Don José busca la felicidad en la perseverancia, Carmen la encuentra en la inconstancia. Es como un fenómeno de la naturaleza: tiene sus propias leyes.

Aunque la ópera está dominada por la intensa figura de Carmen, no debe olvidarse la importancia de Don José que, en la novela, es el que relata los hechos. Es un papel para tenor spinto, que requiere carácter y dotes de actor.

Al princípìo de la ópera aparece como un joven tímido que centra su vida en la relación con su madre. El proyectado casamiento con Micaela, no es nada más que una prolongación de su idílica infancia.

El encuentro con la cigarrera le descubre su sexualidad, cuidadosamente reprimida, volviéndose incontenible y viendo mermadas, por esa causa, la categoría y el honor. Tras ser liberado de la cárcel, corre a ver a Carmen cantando una canción. Parece un niño extraviado en un bosque oscuro, que trata de infundirse valor a si mismo

Ya se ha dicho que los libretistas crearon dos rivales, Micaela y Escamillo, para cada uno de los amantes. El papel de Micaela es para una soprano lírica y requiere agilidad, mientras que Escamillo es para un barítono de tesitura grave. La muchacha simboliza el pasado de Don José; el torero, en cambio, el futuro de Carmen. Ambos representan diferentes valores de la vida: Micaela representa la cara inocente de Don José y la inalcanzable sensualidad pura.

Musicalmente pertenecen a dos esferas contrapuestas: Micaela con su pureza un poco blandengue, toma como antecedente las óperas líricas de Gounod; Escamillo, en cambio, es más bien una figura del mundo de la ópera cómica.

EL CASO WAGNER
En mayo de 1888, cinco años después de que muriera Wagner, el filósofo alemán Friedrich Nietzsche, publicó uno de los mayores escritos contra el músico, del que antes había sido amigo íntimo y admirador de sus composiciones. Se trata del denominado “El caso Wagner” en el que pone de vuelta y media al autor de las grandes óperas sinfónicas. Esta ruptura tuvo varios momentos pero se consumó cuando se estreno “Parsifal” por ser un tema seudo-cristiano.

Veamos algunos ejemplos: ”Wagner es nocivo, el arte de Wagner es enfermo”; “…. Mis objeciones a Wagner son fisiológicas….. Cuando oigo su música no respiro bien…. Mi pié se pone malo y se revuelve contra ella…. ¿No protesta también mi estómago? ¿Mi corazón? ¿Mi circulación de la sangre? ¿No se revuelven mis tripas?”; y otras lindezas por el estilo.

Para tratar de ridiculizar al teutón, se dedicó a ponderar hasta el infinito la opera Carmen de Bizet, con frases como esta: “Ayer- ¿podeis creerlo?- escuche la magistral obra de Bizet por vigésima vez, con actitud reverente y atenta, como siempre. ¡Que sensación de plenitud interior nos deja esta obra¡”.

Nietzsche era muy consciente de que lo único que buscaba era ensuciar la memoria del músico y para eso había que subir a los altares la Carmen. Que exageró en la apreciación lo demuestra una carta escrita por él mismo a su amigo Fuchs el 27 de diciembre de 1888 en la que decía: “Lo que digo acerca de Bizet no debe Vd. tomarlo en serio. Tan cierto como que existo, Bizet- lo diré mil veces- no me interesa, pero actúa fuertemente como antítesis irónica contra Wagner”. ¿Qué puede decirse a eso? Pues que pocos años después el filósofo acabó en un manicomio.

MOMENTOS DESTACADOS
Aunque a cada uno de nosotros puedan gustarle diferentes momentos de Carmen, seleccionamos a continuación los más conocidos. No pueden colgarse de Internet pues es propiedad intelectual, así que nos conformaremos con exponerlos.

01.- Habanera: “L’amour est un oiseau rebelle (El amor es un pájaro rebelde)”. Esta habanera es una de las composiciones musicales más famosas de la historia, a través de la cual Carmen trata de seducir a Don José venciendo su indiferencia. La flor que le arroja al final de la canción marcará el inicio de la tragedia. Ya se ha dicho que no es original de Bizet pero está armonizada de modo distinto a la de Iradier. En lo esencial, el fragmento describe, en labios de Carmen, el concepto que ella tiene del amor.

02.- Couplets: “Votre toast je peux vous le rendre (Su brindis puedo responder….)”. Es la conocidísima- y tantas veces maltratada en todo tipo de arreglos- canción del “Toreador” que entona Escamillo, el torero triunfante, en la taberna de Lillas Pastia. Es un retrato magistral con aire de marcha, en el que el diestro se expresa con unas coplas- y cierta chulería- acerca de los toros y las mujeres.

03.- Dúo: “La fleur que tu m’avais jetée (La flor que me tiraste)”. La canción de “La flor” forma parte del extenso dúo entre Carmen y Don José que ocupa una buena parte del final del acto segundo. La canción es un motivo de lucimiento con mucho peligro para el tenor tanto en la expresión de sentimientos como en el difícil final.

04.- Preludio al Acto III: La sublime melodía de la flauta ha sido considerada por muchos expertos como una de las más bellas jamás escritas; de un aliento tan largo como delicado, sugiere el encanto de la naturaleza pero puede sugerir también muchas más cosas. Por ejemplo, en la versión fílmica de la Carmen de Carlos Saura, este preludio es el “tema de amor” y se hace difícil disociar una melodía tan sentida de un sentimiento tan romántico.

6 comentarios:

Jorge Luis Argüero dijo...

Hola Juan Bautista..!!

Molestándote muevamente.-
Tengo "Carmen" en la versión:
Troyanos - Domingo
Van Dam - Te Kanawa
Dir. Georg Solti - DECCA

Si tu me puedes aconsejar otra versión de esta maravillosa
ópera, te estaría muy agradecido.-

Siempre estoy consultando tus páginas estupendas:
- "Todas la Óperas de Verdi"
- "Mis Óperas Favoritas"
y obviamente, que mucho aprendo
con su lectura.

Muchas Gracias, todo sin apuro y desde "Mi Buenos Aires Querido",
te envío un saludo cordial.-





Juanba dijo...

Encantado de poderte ser útil, amigo José Luis. Carmen es una de las óperas más representadas en el mundo y, claro está, especialmente en Francia. Hay muchas, muchas versiones, tanto de audio como de video. Se hace difícil escoger. La versión que citas (Solti, Troyanos, Domingo, etc.) es seguramente la más vendida y en ello tiene que ver el tema comercial. Te cito tres más:
1.- Esta me satisface mucho:
1977- Abbado, Berganza, Domingo, Cotrubas y Milnes
2.- Tampoco se queda atrás:
1963- Von Karajan, Price, Corelli, Freni y Merril (Todo un clásico)
3.- De las relativamente más recientes, destaca, en mi opinión,
1995- Sinopoli, Larmore, Moser, Georghiu y Ramey
4.- De cualquier modo, puedes visitar la página que cito a continuación y elegir tú mismo
http://operaclass.com/
Un cordial saludo desde España

Jorge Luis Argüero dijo...

Estimado Juanba..!!

Muchas Gracias por tu amable y pronta respuesta.-

Me ha sido muy útil la página web que me indicas: operaclass.com
ya estuve visitándola y realmente, es muy didáctica y completa.-

Abusando de tu amabilidad, te digo que he descargado esta versión de "Carmen"...
Berganza, Domingo, Cotrubas, Milnes
Dir. Claudio Abbado

Pero lo que me llama la atención, es que son dos (2) discos compactos
y no -como la mayoría- en que son tres (3); nada que objetar a nadie, sólo que te pido por favor:
- ¿son "highlights"..??

Gracias Mil y todo sin apuro...
Saludo Cordial.-

Juanba dijo...

Amigo Jorge Luis, de ligth nada. Esta versión tiene, además de sus valores canoros, las partes de diálogos hablados del original de su estreno. Hoy en día, en pocas ocasiones se respetan y son sustituidos por partes cantadas hechas por un músico amigo de Bizet y despúes de que él muriera. En fin, que no. Es más completa que las demás. Lo que ocurre de los dos o tres cds., es que es una forma de encarecer el producto. Esa es la verdadera razón. No se si me he expresado con claridad. Un saludo y si necesitas algo más, pídemelo.

Jorge Luis Argüero dijo...


Claridad Meridiana, Juanba..!!

Extraordinaria tu explicación y
-del mismo modo- tus amplios conocimientos, acerca de
"La Ópera" en general y de
"Las Óperas", en particular.-

Siempre agradecido; te dejo un
saludo cordial y que tengas junto
a los tuyos, un muy buen fin
de semana.-

Abrazo..!!

pd : cuando escuche la versión
Berganza-Domingo-Cotrubas
Dir. Claudio Abbado...
te aviso...

Swan Lake dijo...

te felicito por el blog, es magnífico.